La empatía y las otras virtudes

corregir

Cada virtud aumenta con el desarrollo de las otras virtudes y disminuye hasta desaparecer cuando las otras virtudes no le acompañan. No es imaginable, por ejemplo, una caridad sin generosidad, sin compasión o sin humildad.

Por este motivo, quién pusiera toda la atención en desarrollar una virtud pero descuidara las otras no conseguiría ningún progreso.

En la vida social la simpatía es fundamental y se apoya principalmente en la alegría, el buen humor, el optimismo, la afabilidad y la empatía.

Quando debemos consolar a una persona que sufre necesitamos sobre todo una empatía que se apoye en la amabilidad, la compasión y la fortaleza.

En nuestro trato con los niños resulta muy importante la empatía pero también la virtud de la justicia. Los niños adquieren seguridad ante comportamientos equilibrados y serenos de los padres o de los educadores. Necesitan reglas que les orienten.

Ninguna virtud humana se debe descuidar como poco importante. Todas deben regularse mediante la virtud de la prudencia, que no las frenará sino que las estimulará.

Álvaro Gámiz

 

Leave a Reply