La empatía del buen médico

Sentirse entendido, incluso en los aspectos más íntimos y personales, por el médico es muy importante, porque todos nosotros cuando sufrimos una enfermedad necesitamos empatía como el aire que respiramos.
Micheal Kahn, un psiquiatra de Boston, en las páginas del importante “New England Journal of Medicine” ha lanzado una propuesta para integrar la formación de posgrado de médicos con un curso de buenos modales, solo de esta manera se podrán evitar comentarios como: “Ni siquiera me miró, simplemente miró la pantalla de la computadora” o “nunca sonríe y ni siquiera me ha dicho su nombre”. Según el psiquiatra estadounidense, bastaría comenzar con algunas simples reglas de comportamiento.
Por ejemplo, en la primera visita de un paciente ingresado en el hospital:
1) pida permiso antes de entrar a la habitación y espere la respuesta;
2) dé la mano al paciente;
4) siéntese y sonría, si la situación lo permite;
5) explique brevemente quién es y cuál es su cometido en el hospital y respecto al paciente;
6) pregúntele cómo está viviendo su estancia en el hospital.