La empatía del buen médico

Sentirse entendido, incluso en los aspectos más íntimos y personales, por el médico es muy importante, porque todos nosotros cuando sufrimos una enfermedad necesitamos empatía como el aire que respiramos.
Micheal Kahn, un psiquiatra de Boston, en las páginas del importante “New England Journal of Medicine” ha lanzado una propuesta para integrar la formación de posgrado de médicos con un curso de buenos modales, solo de esta manera se podrán evitar comentarios como: “Ni siquiera me miró, simplemente miró la pantalla de la computadora” o “nunca sonríe y ni siquiera me ha dicho su nombre”. Según el psiquiatra estadounidense, bastaría comenzar con algunas simples reglas de comportamiento.
Por ejemplo, en la primera visita de un paciente ingresado en el hospital:
1) pida permiso antes de entrar a la habitación y espere la respuesta;
2) dé la mano al paciente;
4) siéntese y sonría, si la situación lo permite;
5) explique brevemente quién es y cuál es su cometido en el hospital y respecto al paciente;
6) pregúntele cómo está viviendo su estancia en el hospital.

Algunos consejos para un hijo (Jackson Brown)

Comunicación
1. Sé el primero en decir «Hola».
2. Recuerda los cumpleaños de los demás.
3. Mira a los ojos a los demás.
4. Di «gracias» y «por favor» con mucha frecuencia.
5. Recuerda los nombres de las personas.
6. Aprende tres chistes que no sean verdes.
7. Haz nuevas amistades, pero cultiva las viejas.
8. Trata a tus empleados con el mismo respeto con que tratas a tus clientes.
9. Acepta siempre una mano tendida.
10. Usa tu ingenio para divertir, no abuses.

11. No esperes que otro sepa lo que quieres si no se lo dices.
12. Recuerda que el 80% del éxito en cualquier trabajo se basa en tu habilidad para tratar con las personas.
13. No olvides que la necesidad emocional más importante en una persona, es sentirse apreciada.
14. Recuerda que se logra más de las personas por medio del estímulo que del reproche.
15. Aprende a escuchar.
16. Visita a tus amigos y parientes hospitalizados. Sólo necesitas quedarte unos minutos.
17. Cuando alguien esté relatando alguna experiencia importante, no trates de rebasarlo con una anécdota tuya. Deja que ocupe el escenario.
18. Concédete una hora para tranquilizarte antes de responderle a alguien que te provocó. Si involucra algo realmente importante, concédete la noche.
19. No hagas comentarios sobre el peso de una persona, ni le digas a alguien que está perdiendo el pelo, ya lo sabe
20. Evita decir a los demás cómo debe hacerse algo. En vez de ello, diles lo que necesita hacerse. A menudo te sorprenderán con soluciones muy creativas.

Actitud
21. Perdónate a ti mismo y a los demás.
22. Ubica tus pretensiones en el marco de tus posibilidades.
23. Organízate.
24. Deja de culpar a los demás. Asume la responsabilidad por cada área de tu vida.
25. Acude a tiempo a tus compromisos. La puntualidad es el respeto por el tiempo ajeno.
26. No dejes de hacer algo aunque sientas que puedes hacer muy poco. Haz lo que puedas.
27. Dona todas las prendas de ropa que no hayas usado en los últimos tres años.
28. No confundas confort con felicidad, ni riqueza con éxito.
29. Desconfía de los fanfarrones, nadie alardea de lo que verdaderamente tiene.
30. Aprende a compartir con los demás y descubre la alegría de ser útil a tu prójimo. El que no vive para servir, no sirve para vivir.

31. No pierdas el sentido del humor y aprende a reírte de tus propios defectos.
32. Aprende a mirar a la gente desde sus zapatos y no desde los tuyos.
33. Recuerda que lo más importante en las relaciones familiares y de negocios, es la confianza.
34. No deseches una buena idea porque no te gusta de quien viene.
35. Piensa en cosas grandes, pero disfruta de los placeres pequeños.
36. Cuando juegues con niños, déjales ganar.
37. Apaga el televisor durante la cena.
38. Recuerda que la felicidad no es una meta sino un camino: disfruta mientras lo recorres.
39. Conviértete en la persona más positiva y entusiasta que conozcas.
40. Pero ante todo, pon a Dios delante de lo que hagas.

Jackson Brown (tomado del libro “El pequeño instructivo para la vida”)
Versione in italiano: http://empatici.com/?p=944

Conecta con tus clientes a través de la empatía

marketing

El mundo de las tecnologías ha provocado dos cosas: mayor oferta y mayor infidelidad. Cualquiera, con poca inversión, puede tener su propia tienda virtual. Esto lleva a una sobresaturación de productos y servicios que acaban luchando desesperadamente por hacerse un sitio.

La forma tradicional de llegar rápidamente a la gente, antes y ahora, es la publicidad. Pero las nuevas tecnologías han hecho que se desarrollen novedosas técnicas de marketing. De esta manera han surgido técnicas que son más adecuadas para los tiempos que corren. Este es el caso del inbound marketing: una técnica de marketing que busca conectar con el cliente por medio de la empatía.

Hoy en día la presencia de la publicidad en la vida cotidiana se ha convertido en algo realmente insoportable. Hay tanta publicidad en cualquier medio que la gente directamente la rechaza sin mirar de qué se trata. Hay que hacer un inversión enorme para llegar a la gente.

Un anuncio pequeño ya no es llamativo. Para competir en el mundo de los tiburones publicitarios hay que tener mucho dinero. O, por el contrario, elaborar una estrategia alternativa capaz de conectar mejor con el cliente potencial. Si la gente está harta de tanto banner, hay que llegar a ella de otra manera.

Una estrategia de inbound marketing intenta conectar con el cliente sin necesidad de “lanzarle” nada a la cara. Pero, para llegar a la correcta conexión, hay que saber muy bien del tema. Es mucho más productivo hacer algo o vender algo de un ámbito que se conoce, que intentar inmiscuirse en un terreno totalmente desconocido.

La mayoría de la gente ignora esto, por eso no llegan nunca a conectar con sus clientes ideales y acaban fracasando. Poniendo un ejemplo: si solo se han visto peces en revistas, ¿se puede montar un negocio de anzuelos de pesca? ¿Qué se sabe del mar, de marejadas o de bancos de peces? No hay una experiencia que compartir con los clientes y, lo más importante, no se conocen los problemas reales de los aficionados a la pesca.

¿Esto se puede investigar? Por supuesto que sí, pero con lo rápido que van las cosas, cuanto más tiempo se pueda ahorrar, mucho mejor. Además, es muy posible que, por mucho que se investigue, no se llegue nunca a saber qué o cómo es algo exactamente. La realidad es que la mejor forma de conocer las cosas es vivirlas (o sufrirlas, según se mire).

Estar apasionado con algo es estar listo para el inbound marketing

“Saber” de algo, es saber conectar, solo hay que pensar cómo. Si de verdad se quiere llegar lejos, la mejor manera es empatizar mediante los conocimientos que se han adquirido sobre la materia.

Esta técnica intenta atraer al cliente. La idea es “guiar” al cliente para que haga la acción deseada. Una vez que se sabe qué necesidad necesitan cubrir y cómo llegar a ellos, se aplican las siguientes estrategias:

1) Atraer al cliente creando contenido de calidad, bien posicionado en buscadores y compartirlo en las redes. El contenido debe resolver alguna duda, problema o, simplemente, arrancar sonrisas. Si también se sabe qué red social es la favorita del público objetivo, ¡a por ella!
2)Crear una base de datos para poder contactar con los clientes: se pueden ofrecer regalos por suscripción, cursos gratuitos, o cualquier otra cosa que haga que el cliente deje sus datos de contacto. Una buena herramienta para gestionar los datos es esta.
3) Fidelizar a los clientes: una vez que han comprado, hay que mantenerlos por medio de ofertas personalizadas, regalos o descuentos especiales, por ejemplo.
Para salir exitoso en las empresas modernas, hay que aplicar estrategias modernas. No aborde a los clientes, ¡haga que vayan a su empresa!

http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/negocio/inbound-marketing-conecta-clientes-empatia_0_2793320642.html?utm_term=El%20inbound%20marketing%3A%20conecta%20con%20tus%20clientes%20a%20travmarketing